Archivo de la etiqueta: Lógica

Amor en la isla.

Cuatro hombres y cuatro mujeres naufragan en una isla desierta. Finalmente, cada uno se enamora y es amado por una persona. Juan se enamora de una chica que está enamorada de Jaime. Arturo ama a una chica que ama al hombre que ama a Elena. María es amada por el hombre que es amado por la chica que es amada por Luis. Gloria odia a Luis y es odiada por el hombre a quien Laura ama.

¿Quién ama a Arturo?

De espías.

Tres espías, sospechosos de ser agentes dobles, dieron estas respuestas al ser interrogados:

Andrés : Jaime es el topo.

Jaime: Luis es el topo.

Luis: Jaime es un mentiroso.

Asumiendo que los topos mienten, los agentes leales dicen la verdad, y hay un topo, contesta:

  1. ¿Quién es el topo?

  2. Si hubiera dos topos, ¿quiénes serían?

Competición

A, B, C, D y E jugaron a las damas todos contra todos.

La victoria suponía 1 punto, la derrota 0 puntos y el empate 0,5 puntos.

Cuando acabaron todas las partidas cada uno de ellos obtuvo un resultado diferente, y el orden por cantidad de puntos obtenidos fue alfabético, quedando primero A y último E.

Si sabemos que:

  • B no perdió ninguna partida.

  • E no ganó ninguna partida.

¿Cuál fue la puntuación final de cada jugador?

El podio.

Cinco competidores, A, B, C, D y E, realizaron una prueba de velocidad para ganar las medallas de oro, plata y bronce.

Cada una de las siguientes frases compuestas son falsas, aunque una de las partes de cada una de ellas puede ser cierta:

  • A no ganó el oro, y B no ganó la plata.

  • D no ganó la plata, y E no ganó el bronce.

  • C ganó una medalla, y D no ganó ninguna.

  • A ganó una medalla, y C no ganó ninguna.

  • D ganó una medalla, y E también ganó una.

¿Quién ganó cada una de las medallas?

De compras

Una tienda de mascotas ofrecía cachorros a la venta.

Dos hombres entraron en el local.

El primero puso cien euros sobre el mostrador y pidió un cachorro. El vendedor le preguntó si prefería un caniche, un labrador o un alsaciano. Eligió el caniche.

El segundo hombre también puso cien euros y pidió un cachorro. El vendedor no dijo ni una palabra, simplemente le entregó un cachorro de alsaciano.

¿Cómo sabía que era ese el que quería?