Sustituye la incógnita.

 

¿Qué valor debe tener la incógnita?

incógnita

Anuncio publicitario

El testamento

Una multimillonaria redactó un testamento que entregó a su abogado. Cuando falleció se convocó a todos los interesados a su lectura ante notario. Este decía:

«Dejo todos mis bienes a mi sobrino Jose Alberola no a mi hermano Juan Alberola tampoco jamás de ninguna manera para los monjes franciscanos todo lo escrito es mi voluntad en Elche a 23 de agosto de 2014 firmado María Alberola.»

Tras la lectura todos se consideraban herederos. Imagina que eres el abad de los monjes franciscanos, coloca los signos de puntuación en el texto para convertiros en los únicos herederos.