Juan el vago.

Aunque Juan evitaba el ejercicio físico a toda costa tenía una costumbre muy curiosa:

Los lunes, miércoles y viernes tomaba el autobús para ir hasta el bingo de su barrio.

El autobús realizaba dos paradas cerca de la sala de bingo, la primera a 100 metros y la segunda a 200 metros.

Curiosamente, Juan siempre se bajaba en la segunda parada y caminaba, enfadado, naturalmente, los 200 metros.

¿Qué motivo podía tener para recorrer el camino más lago a pie?

Anuncio publicitario

7 comentarios en “Juan el vago.”

  1. La respuesta es un poco lateral…
    Si la sala de bingo estaba situada en plena calle cuesta arriba, Juan tenía que caminar 100 de dura pendiente. La siguiente parada ya estaba situada en terreno llano y aunque más lejos , 200 metros, era menos esfuerzo volver atrás esos metros… aunque Juan seguía enfadado por tener que caminar.

    Me gusta

  2. Alfileres??
    Con un anzuelo de pescar ballenas!
    Sacando dinero pa toa la semana se ahorraba mucha caminata…
    😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂 Me despiporro 😂😂😂😂😂
    😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂
    Un abrazo » otro».

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s